Skip to content

Punto Sigma

La ciencia nace de la suma del conocimiento

Archive

Category: Medicina

El Cryptococcus es un hongo muy peligroso, que consume azúcar para reproducirse y en las personas puede ser el origen de algunos tipos de meningitis.

Al parecer se ha encontrado una estrecha relación entre la presencia de un azúcar llamado “inositol” muy abundante en el cerebro y el líquido de la medula espinal, y la proliferación del Cryptococcus.

Al parecer este azúcar estimula la multiplicación de Cryptococcus en estas zonas tan importantes del cuerpo, dando origen a infección. La cosa no acaba aquí porque a diferencia de otros hongos origen de patologías, que solo tiene una o dos vías de “ataque” este hongo tiene más de diez, lo que lo hace especialmente peligroso.

Estos estudios que se publicaran en mayo pueden ser la clave para desarrollar nuevos tratamientos contra este peligroso hongo.

Recientes estudios han observado que las personas que practican la meditación Zen desarrollan una densidad más alta en la corteza cerebral de diversas zonas del cerebro y que al parecer esta diferencia de densidad les hace menos sensibles al dolor.

Al parecer esta diferencia en la densidad del cortex cerebral podría condicionar el modo en que las señales del dolor son percibidas haciendo a estos individuos más resistentes ante dolores crónicos y podría ayudar a tratar enfermedades derivadas del envejecimiento que afectan el cortex.

En cinco años podría existir un mapa de las conexiones de alto nivel de las distintas regiones del cerebro, eso que nos hace humanos y inhumanos.

Distintos equipos de investigación están “enseñando” a superordenadores a identificar las conexiones en el cerebro en base imágenes de cortes, que hasta ahora tenían que ser estudiadas a mano para determinar cada conexión, haciendo inviable en cerebros complejos trazar un mapa de conexiones.

Para hacerse una idea del tamaño de la tarea, se han tardado aproximadamente 12 años en hacer el mapa del “cerebro” de un gusano que tiene menos de 400 neuronas y el reto que se afronta actualmente es del orden de miles de millones de neuronas y decenas de miles de millones de conexiones, un reto titánico.

La secuenciación de ADN parece un reto, pero comparado con el trazado de un mapa de conexiones tridimensional del cerebro, parece un juego de niños. Los progresos actuales deberían permitirnos trazar mapas de alto nivel de las “líneas” entre regiones del cerebro en unos cinco años y más adelante disponer de un mapa con las conexiones de las neuronas individuales y/o clústeres de neuronas.

Estos nuevos conocimientos nos conducirán a una mejor comprensión del funcionamiento de nuestro cerebro y en definitiva sobre como pensamos, como recordamos y como sentimos todo aquello que nos hace humanos y que quien sabe si realmente estamos compartiendo en su mayor parte con los chimpancés.

Quizá cuando nuestro mapa este completado y miremos los mapas de otras especies seamos realmente capaces de saber qué es lo que nos hace “humanos”, no por ser salvajes y crueles, sino por la capacidad de elegir no serlo.

Ebola

Hay pocos virus tan raros y conocidos como el Ebola, que suena casi todo el mundo, asociado a una muerte bastante “chunga” a base de hemorragias internas.

Recientemente se ha descubierto “como” lo hace el Ebola para eludir el sistema inmunitario al más puro estilo de los virus informáticos.

Para hacernos una idea del funcionamiento del Ebola hace falta entender cómo funcionan los virus. Los virus inyectan su RNA en la célula y disparan los mecanismos de transcripción para crear nuevos virus en la célula huésped. Esta actividad normalmente dispara los mecanismos de defensa interna de la célula que frena la transcripción de RNA y actúa como primera respuesta inmunitaria.

Al parecer el Ebola inhibe (mediante la proteína VP35) uno o más elementos que conforman el sistema de detección de la transcripción (por parte de virus) de RNA, de modo que la célula no se da cuenta que esta “parasitada”.

Este descubrimiento sería interesante para generar nuevos fármacos, si el Ebola fuese una enfermedad “viva”. Pero mirado con ojos perversos, es un gran avance para los virus sintéticos, pues se acaba de introducir un mecanismo natural de inhibición de la respuesta inmunitaria sobre un virus por parte de la célula huésped… como sería una gripe común con un poco de RNA que transcribiera VP35?

El mal funcionamiento de ciertos encimas suele ser el origen de muchos problemas serios de salud, pero raramente los científicos encuentran un modo de restaurar el correcto funcionamiento de dichos encimas.

Un equipo de investigación de la Universidad de Stanford y la Universidad de Indiana han mostrado como una molécula llamada Alda-1 repara un encima mutado que da lugar a un riesgo elevado de sufrir ciertos tipos de cáncer y algunas enfermedades neurodegerativas.

La diferencia respecto a los medicamentos habituales es que la Alda-1 no se une al enzima mutado para “bloquearlo” sino que modifica la forma de los encimas mutados recreando el encima “original”.

Este medicamento, tal vez el primero de este tipo, abre las puertas a toda una nueva clase de medicamentos capaces de transformar encimas mutados en las versiones originales del organismo.

Enfermedades como la diabetes, el Alzheimer, reacciones alérgicas y algunos tipos de cáncer oral y esófagal podrían beneficiarse de este nuevo tipo de medicamentos.

A todo el mundo le suena el ADN, que en nuestras células contiene todo el palmo general de construcción de cada una de las partes. Como complemento al ADN que se guarda en los núcleos de las células, se transcribe el ADN en unas cadenas de ARN que se usan básicamente para “expresar” los planos del ADN para que la célula y el cuerpo en definitiva haga lo que le toca en cada momento.

El problema radica en que a veces lo que las recetas que pedimos vía ARN conducen a comportamientos aberrantes de las células que pueden producir cáncer y muchas otros problemas.

Desde 1998 se descubrió que se podía interferir la “expresión” de un determinado gen, atacando la cadena de ARN que actuaba a modo de pedido de fabricación dentro de la célula.

Si bien estos métodos han existido no eran eficaces, pero en el MIT parece que han encontrado un nuevo método que no solo es ORDENES de magnitud superior a los anteriores en terminos de eficiéncia , sino que permite inhibir la expresión de “conjuntos” de genes.

El nuevo sistema hace que las moléculas se acoplen a la cadena concreta de RNA a inhibir cuando sale del núcleo y la destruyan.

Este nuevo método podría abrir el camino para terapias genéticas mucho más sofisticadas y eficaces en un futuro no muy lejano, si sigue probándose eficaz, dado que este sistema permite no solo nuevos tratamientos contra enfermedades como el cáncer, Alzheimer, sino que además abre todo un abanico de posibilidades de interferencia en los métodos de transcripción y replicación en las enfermedades víricas.

En la línea de otro artículo que escribimos sobre el efecto de las radiaciones de los teléfonos móviles sobre el desarrollo del Alzheimer, parece que se confirma este punto. A lo que no se hacía referencia en el artículo es a otro articulo donde se habla sobre como el desarrollo del cáncer y del Alzheimer parecen tener por algún motivo algún tipo de incompatibilidad o por lo menos  eso sugieren las estadísticas.

Si bien no hay ninguna teoría bien definida parece sugerirse la idea que el cáncer (reproducción incontrolada de células) y el Alzheimer (enfermedad degenerativa que implica la muerte de células) parece que tienen factores incompatibles.

Por lo que podría ser que la radiación del teléfono móvil estimulara uno o más de estos factores actuando contra el Alzheimer, cosa que está muy bien sin duda, pero que quizá está estimulando factores de riesgo en otro sentido que podrían conducir a un cáncer.

Aunque los avances son prometedores, aun parece temprano para lanzar campanas a ningún lado, pero si los investigadores son capaces de aislar estos factores y controlar efectos colaterales, podemos estar ante un enorme avance.

Irradiación

La radiación de los teléfonos móviles podría ayudar a proteger el cerebro del Alzheimer, o al parecer eso se desprende de un estudio realizado sobre ratones en florida a los que se expuso durante varios meses a dos horas diarias de radiación.

Por lo que se ha visto en el experimento, parece que aquellos roedores que habían sido expuestos a las radiaciones de los móviles en su etapa de adultos jóvenes no desarrollaban el Alzheimer que estaban programados genéticamente para contraer.

Se están estudiando los mecanismos exactos por los cuales esta radiación tiene ese efecto protector y si hay otras radiaciones con un efecto superior, pero esto podría abrir la puerta un nuevo tipo de tratamientos para esta enfermedad.

Como ya comentamos en otro artículo sobre memoria, un recuerdo perdura cuando es fijado la zona del cerebro llamada hipocampo. Al parecer el mecanismo de “fijación” de recuerdos en el hipocampo depende de un neurotransmisor llamado dopamina.

En concreto cuando algo nos parece novedoso e importante la dopamina desencadena un efecto que activa la fijación de memorias persistentes en el hipocampo, creando un recuerdo persistente.

Así pues los últimos estudios sobre este proceso parecen demostrar que cuando experimentamos algo novedoso e importante para nosotros (o que creemos que lo es), la dopamina entra en acción haciendo que retengamos mejor esa memoria y por el contrario si lo que hacemos no es novedoso y carece de importancia el recuerdo no se fijará en el hipocampo.

La moraleja es interesante y en parte explicaria porque las personas curiosas tienden a retener más información (una conjetura interesante aunque seguramente difícil de probar a nivel estadístico).

Ya hace tiempo que sabemos que la cafeína como la teína es un buen estimulante para el sistema nervioso, pero lo que no entendíamos (y probablemente aun no entendemos) son los cambios producidos por estas sustancias en nuestro sistema nervioso central y periférico.

Diversos estudios parecen indicar que la cafeína y en concreto el café mejora la memoria, pero más allá de eso un grupo de investigadores han encontrado lo que parecen ser efectos beneficiosos de la cafeína contra el Alzheimer.

Teniendo en cuenta estos estudios, se deriva la conclusión que el café no solo es beneficioso para la memoria sino que, las personas que consumen regularmente cafeína tienen una menor probabilidad de sufrir Alzheimer y otras patologías del sistema nervioso.

De estos y otros estudios realizados a lo largo del tiempo se deriva que la cafeína a lo largo del tiempo va produciendo cambios en el sistema nervioso (es de esperar que son estudios no patrocinados por la industria del café, pero nunca se sabe) aumentando el rendimiento intelectual, la memoria y reduciendo drásticamente la aparición de muchas patologías del sistema nervioso central.

Visto así no parece tan malo tomarse un café, pero para aquellos que no les guste, la teína es igual de potente, actúa como anti cancerígeno y además es un potente antioxidante… así que yo por mi parte me quedo el té.