Hoy toca un poco de ciencia en el ámbito psicológico.

Quien no ha mirado más de una vez su horóscopo o carta astral y ha dicho “caray esto acierta”, la ciencia a su manera también nos ayuda a predecir el futuro, pero de un modo más concreto y falsable, de modo que podemos ver si nos indicaba lo correcto o no.

Tendemos a pensar que siempre hay cosas inexplicables y nos ponemos en manos de pseudociencias como la astrología o la adivinación, que nos dan aquello que el conocimiento no nos puede dar por si mismo. Ahí es donde entra el efecto Forer.

El efecto Barnum Forer se basa en que los individuos darán por correctas las descripciones hechas  de su personalidad que supuestamente han sido realizadas específicamente para ellos, pero que en realidad son suficiente generales (aunque especificas) y vagas como para ser aplicadas a un amplio espectro de gente.

Este efecto se ha verificado científicamente con resultados espectaculares, presentando a un amplio grupo de personas una sola descripción con la que todos se sintieron identificados.

El conjunto de descripciones de la personalidad con los que prácticamente todo el mundo se siente identificado son las “Afirmaciones de Barnum”. Estas afirmaciones hablan sobre el pasado, el presente y el futuro, por lo que son ampliamente usadas por los lectores de manos, astrólogos y visionarios en general para hacer que el receptor se siente identificado y lo vea como algo único.

El método final con el cual se consigue el efecto definitivo del efecto Forer es proporcionando información a quien hace las predicciones, ya que con esto transforma las Afirmaciones de Barnum en algo más preciso, en consonancia con los datos proporcionados. Datos como el estado civil, posibles problemas con alguien, el sexo, la edad, grupo social, todo ayuda a dar más precisión y credibilidad a las Afirmaciones.

Hay un test sencillo que podéis hacer todos, durante dos semanas le mandáis a un amigo o amiga su horóscopo, ella os dirá es correcto o no por correo. La gracia es que el horóscopo que debéis coger no tiene que ser el suyo.  Después haced un recuento de los aciertos y veréis el resultado.