Una interesante teoría sobre el origen de la vida será publicada en el numero de septiembre del Journal of Theoretical Biology. Esta teoría desarrollada por Hellen Hansma explica como en los espacios entre las capas de mica se pudieron formar las moléculas precursoras de la vida y las primeras formas de vida.
Al parecer, los espacios entre las distintas laminas de mica (del orden del nanómetro) se dan las condiciones de estabilidad para la preservación de las moléculas complejas, ya que estas están protegidas y aisladas, pero al mismo tiempo el movimiento derivado de la presencia del agua entre capas (ascendente y descendente) da las condiciones necesarias para crear y modificar enlaces químicos en moléculas complejas como proteínas o hidratos de carbono por ejemplo.
Lo más importante es que esta teoría parece ser consistente con la evolución de moléculas compleja hacia las formas de vida simple que aparecieron hace unos 3,8 mil millones de años y de los cuales se han encontrado evidencias fósiles cerca de zonas con mineral de mica, con una edad estimada de unos 4 mil millones de años.
Habrá que esperar, quizás a alguna demostración práctica o algún complejo modelo computacional para demostrarlo, pero esta parece una buena teoría para el origen de la vida.