Investigadores de la Universidad de Purdue han desarrollado un sistema miniaturizado que podría revolucionar las conexiones inalámbricas.

Estos investigadores han creado un método para transformar pulsaciones laser de alta frecuencia a ondas de radio de unos 60 gigahertz (que no es precisamente poco). Lo importante es que a diferencia de otros métodos que cuando trabajan a estas frecuencias se vuelven intratables, por temas de ruido e interferencias, este sistema tiene una forma de filtrar mediante micro anillos la frecuencia de transmisión de un modo muy preciso.

Este sistema permite tener en dispositivos muy pequeños la capacidad de recibir y emitir (en un futuro no muy lejano) datos en bandas ultra anchas, que podrían permitir la transmisión de imágenes tridimensionales de alta definición en tiempo real.