Nuevas investigaciones parecen demostrar que hace 17.000 años en Alaska hubo una de las mayores inundaciones de la historia, la inundación tuvo su origen en un lago glacial que tardo aproximadamente una semana en vaciarse creando dunas de más de 30 metros de alto.

Estas megainundaciones no son un fenómeno muy frecuente pero tampoco son inusitadas, en estados unidos se han producido dos de las mayores de la historia con el vaciado de enormes lagos glaciares. Estas enormes inundaciones de volúmenes de entre 11 y 17 millones de metros cúbicos por segundo que se produjeron hace miles de años, dejan pequeño cualquier cosa que hayamos visto en nuestros tiempos.

Difícilmente en nuestra época podemos ver, por lo menos  en nuestro planeta, eventos cataclísmicos de este calibre pero eso no nos impide hacernos una idea de cómo cosas que parecen aparentemente inamovibles e inalterables como valles y montañas pueden cambiar casi de la noche a la mañana.